Consejos de protocólo, que no llevar… que no hacer… | Te Vas a Casar Magazine

Consejos de protocólo, que no llevar… que no hacer…

Que NO debes hacer en las bodas..

Que no ponerte…

 

Escotazo, si o no?

Para bodas religiosas no son recomendados los escotes exagerados ni los hombros descubiertos, por lo que si la ceremonia tiene lugar en una iglesia hay que “guardar ciertas formas de respeto”.

Y si habamos de color, que no sea un vestido blanco (ni negro tampoco deberías).

Por mucho que Pippa Middleton lo hiciera en la boda de su hermana con el príncipe Guillermo, rotundamente no. “La novia es la protagonista del día y nada ni nadie le debe hacer sombra.

Y “el negro tampoco es el color más adecuado para una boda, a no ser que lo adornemos con complementos en otros colores”, es un color que se puede llevar “sin problemas. Hay que adaptarse a la moda del momento”.

Ir de largo por la mañana?

 “las mujeres deben de ir de cóctel”, es decir, un vestido por encima de las rodillas que admite pedrería, lentejuelas, brillos. Solo se podría ir de largo cuando la boda sea de noche y si lo exigen los novios. Pero por las mañanas, se recomienda “traje de chaqueta o vestido por debajo de las rodillas, sin pedrería ni adornos excesivos”.

Usar tocado por la noche…

Los tocados no son más que una variante de las pamelas. Y ¿para qué sirven las pamelas? Pues para quitar el sol. Efectivamente: de noche no hace sol. Así que no abusemos. Si quisiéramos llevar algún adorno en el pelo, “muy prudente”.
…ni quitártelo si lo llevas desde la mañana.

Si nos decidimos por llevar tocado o pamela, los expertos en protocolo creen que lo mejor es no quitársela en ningún momento. Por supuesto, jamás durante la ceremonia (si el de detrás no ve, que se cambie de sitio). Si se tuviera que quitar en algún momento sería “durante el banquete”.

Cambiarte los zapatos

Lo mejor es llevar un calzado cómodo desde el principio, en especial la novia. “Que elija unos zapatos que puedan acompañarla durante toda la boda”. Y entiende que las invitadas tiendan a cambiarse durante el baile: “Es bastante corriente que sean incluso los novios los que ofrezcan alternativas: chanclas, bailarinas, alpargatas, etc.”. Sin embargo, “los zapatos se han elegido para el vestido que se lleva y se deben mantener”.

Llevar corbata negra…

Aunque en los últimos años las corbatas negras y estrechas se han puesto de moda en estas celebraciones, pero”no es la mejor opción, aún menos si la boda es de día”.
… ni pajarita negra, por supuesto.

Vestir de frac ni de esmoquin

“En principio, en España, si se pide etiqueta, no es costumbre ir de esmoquin y sí de chaqué, a lo que se corresponde el traje largo para las señoras”.

Quitarte la chaqueta

No, chicos, no podéis. Ni cuando se acabe la ceremonia, ni cuando lleguéis al almuerzo o la cena ni cuando se la quite el novio. No. “La chaqueta es una prenda del traje y no se debe quitar. En una boda la etiqueta dura toda la ceremonia, ni en unos momentos sí y en otros no.

Llevar relojes grandes y bisutería

Lo mejor siempre es la discreción. Los hombres llevarán reloj “como una joya más, sin ningún problema”. Para las mujeres, solo “un reloj de pulsera pequeño o un reloj joya”.

Para las joyas, “menos es más”. Lo mejor es “llevar una buena joya (sortija de diamantes, pendientes de esmeraldas…) acorde con el traje” y, “si es posible, evitar la bisutería”.

Dar sobres con dinero

“NUNCA” y “radicalmente NO” son las respuestas de los expertos. Poco más hay que decir.

El regalo hay que darlo “antes o después”. Tiene que estar “de acuerdo con tus posibilidades” y “atenerse a los deseos de los novios cuando hay lista de bodas o número de cuenta. Esto último no es elegante ni protocolariamente correcto, pero resulta práctico”.

Sacar el móvil todo el rato

Disfrutemos del momento y no abusemos de los móviles. Es incómodo estar en una mesa y que nadie se mire a la cara… sino a la pantalla. “Sugiero dejar los móviles en casa. Resulta muy grosero dejar el móvil encima de la mesa, o ver a algún invitado hablando por el mismo sin ningún reparo. Otra cosa son las emergencias…”, “buena idea llevarlos guardados”.

 

Tirar arroz (bueno, sí puedes, pero mejor cambiarlo por otra cosa)

Hay una pega principal en un día así: que el arroz mancha. Ambos expertos coinciden en que es una costumbre antigua y llena de significado, pero “se puede ir cambiando por unas flores”. “Existen otras opciones muy bonitas”.

Llevar niños pequeños

Los niños son graciosos, monos, ponen la nota de color en cada boda… ¿Qué hay que hacer con ellos? “Buscar el modo de que se puedan divertir”. “Lo primero que tienen que pensar los novios es si quieren una boda con o sin niños”, y contratar animación es una gran opción por tres motivos: niños, padres e invitados.

La animación (o una niñera o zona aparte) es clave por “los niños, que no aguantan un banquete de dos horas ni un baile de cinco. Los padres, que están pendientes de si el niño come, de si tiene que ir al baño, de si corre por el salón, de si molesta al resto de invitados… Y el resto de invitados que comparten mesa con los pequeños, puesto que sufren cuando las conversaciones giran en torno a ellos: que si qué tal come, que si el es futuro Messi de la familia, que si ya sabe decir mamá…”. Así que mejor sé claro y pregúntale a los novios si te dejas a los niños en casa o no.

No avisar de tus alergias

No esperes al último momento o te quedarás sin comer. Lo suyo es “avisar en la confirmación de asistencia”.

Ahora que muchos novios optan por crear páginas web personalizadas, que”sería conveniente añadir una pestaña en la que demos la opción de que nuestros invitados nos informen de cualquier intolerancia o alergia a algún alimento”. Si es en papel, se puede añadir un tarjetón extra donde se informe de ello”.

Bailar antes que nadie

Mejor esperar. Tradicionalmente el orden solía ser: “primero, padrino y novia; luego, madrina y novio; por último, los novios”. Ahora el momento ideal es cuando salgan los novios.
Y, en cualquier caso….

 

Hasta los propios expertos lo dicen: “El protocolo, con sus normas, ayuda a que los eventos se desarrollen de una manera más ordenada, lógica y sensata. Pero no lo olvidemos, una boda es una fiesta bien organizada. Debemos crear bodas especiales, personalizadas, muy al gusto de los novios e invitados, arriesgadas, divertidas. Bodas en las que suceden cosas, más allá del banquete y el baile… Debemos quedarnos con muchas de las ayudas que nos proporciona el protocolo pero no con todo. No hay límites si se consigue organizarlo con cariño, sentido común, respeto y buen gusto”.

Click here to add a comment

Leave a comment: