VACACIONES EN PAREJA, ¿ BENDICIÓN O INFIERNO? | Te Vas a Casar

VACACIONES EN PAREJA, ¿ BENDICIÓN O INFIERNO?

3 julio, 2017

Las vacaciones son un período de disfrute en el que nuestra prioridad es desconectar y descansar, además el ritmo de vida tan ajetreado que llevamos, suele ser un impedimento para pasar tiempo de ocio con nuestra pareja, por lo que, las vacaciones se tornan una opción de desconectar del mundo y conectar con la pareja, sin embargo, las estadísticas hablan de que gran cantidad de separaciones y divorcios surgen en las vacaciones o tras estas, llegando a llamarse a agosto “el mes de los divorcios” ¿Por qué sucede esto?

Principalmente, porque el tiempo que pasamos en pareja en vacaciones se multiplica exponencialmente, por lo que, aunque muchas parejas ven en estas una opción para arreglar sus diferencias, y en algunos casos así es, a veces, este tiempo que pasan juntos, acrecenta o saca a la luz todos los problemas que durante el año han estado presentes pero ocultos bajo sus rutinas individuales, sus respectivos trabajos, la familia…

Lo más normal es que si el verano significa crisis, haya una fisura previa, ya que, lo que no es común es que si la pareja mantiene una relación satisfactoria, las vacaciones sean el origen del problema. Generalmente, se ponen esperanzas en que las vacaciones ayudarán a que la relación se reestablezca, y al no percibir el cambio que deseamos en el otro, esto genera frustración y agudiza las crisis.

El mayor tiempo que se pasa en común, permite observar que la pareja no se pone de acuerdo en qué planes hacer, dónde ir, qué comer… puede darse el caso en el que se observe que no se ponen de acuerdo en nada, o te lleva a conocer en mayor profundidad al otro y decidir que lo que ves no es compatible contigo.

Bien es cierto que, las vacaciones no son el momento idóneo para iniciar separaciones, las parejas piensan en que la familia ha de estar unida en verano, e incluso, se atiende a aspectos tan prácticos como tener ya pagado un viaje o a la poca disponibilidad de abogados en período estival, por lo que, aunque se tenga tomada la decisión se pospone esta hasta el comienzo del nuevo “curso escolar”.

¿Podemos cambiar esta situación? Si el verano pasado fue un calvario, ¿podemos prevenirlo? La respuesta es sí, pero, con una matización, es importante que se ponga solución antes de que llegue este periodo, especialmente, cuando la crisis en la pareja es muy acusada, no hay que esperar a que las vacaciones sean una solución en sí mismas, ya que, si hay un problema de base, es muy probable que no sean la respuesta a los problemas, sino un detonante.

Lda. Marta Marín. Psicóloga especialista en terapia de pareja

www.marivapsicologosvalencia.es

Click aquí para añadir un comentario

Escribe el comentario: