Es muy común atender en la consulta de un psicólogo a una pareja en crisis debido a que se encuentran en puntos diferentes, uno desea ir más rápido, el otro, por el contrario, prefiere no dar más pasos o darlos a un ritmo mucho más lento, o parejas en las que uno de los miembros, pese a estar enamorado y desear proseguir con la relación, no desea comprometerse, lo cual le genera malestar a la otra parte de la pareja y a sí mismo. También encontramos personas que acuden en solitario expresando su preocupación ya que nunca o prácticamente nunca han querido comprometerse con una pareja y empiezan a plantearse que esto puede ser signo de que algo no va bien en él o ellla, pero ¿esto es así? ¿no querer comprometerse es preocupante? ¿por qué hay personas con miedo al compromiso?

Hay que decir, que todo depende del caso, una respuesta típica en psicología pero absolutamente real, ya que, poniendo un ejemplo extremo, no es lo mismo que a María no le apetezca comprometerse porque conoce que esto conlleva ciertas responsabilidades y cree que no es el momento, que Juan desee ir más despacio relación porque es su forma de mantener relaciones o que  Pepa decida que quiere estar con Luis pero sin llegar a algo más serio, a casos como el de Lucas que   pese a haberle gustado varios chicos, cuando la relación comienza a ir más en serio, decide alejarse o romper, o Almudena, la cual evita, directamente, comenzar relaciones. Estos pueden ser algunos de los múltiples ejemplos.¿Dónde está la diferencia? En si no queremos comprometernos o no podemos porque sentimos que nos genera malestar. Es la vara de medir en psicología , ¿Te genera malestar comprometerte? ¿te empieza a disgustar no poder hacerlo? Entonces, puede que sea momento de que pidas ayuda profesional. Estos casos, llevándolos al extremo, pueden desencadenar en lo que se conoce como “filofobia”, fobia a los lazos sentimentales.

¿Cuál es la causa del miedo al compromiso? Aunque, una vez más, depende del caso, la gran mayoría de ocasiones se trata del miedo a sufrir y , en otras ocasiones, de miedo a que te limiten o a asumir responsabilidades. En ambos casos (que pueden darse juntos) , la persona pone en una balanza lo que le aporta el amor y lo que le quita, y observa que le resta más que le suma. Para él o ella, le resta libertad, le resta individualidad, tiempo… y lo que le aporta son responsabilidades y vulnerabilidad, se sienten expuestos y no desean implicarse por el miedo a que la relación no salga bien y /o al abandono.

Cuando el ser humano siente miedo, genera mecanismos de defensa, como puede ser, buscar defectos en la pareja, ser infiel, no darse a conocer en profundidad, mostrarse prepotente… Su mente crea señales de alerta, pensamientos que le alejan de la relación, es decir, justificaciones.

En ocasiones, este miedo aparece al principio de la relación, en otras, cuando nos enfrentamos ante cambios que implican un mayor compromiso (boda, nacimiento de hijos, vivir juntos…). Lo que es importante valorar es si esto sucede en una relación por un motivo concreto, o si es un patrón que se repite lo cual señalaría que estamos ante un problema que se puede tratar.

¿Cómo puede solucionarse? El primer paso es ser consciente de que se tiene este miedo, y posteriormente, buscar ayuda. Por mucho que los demás te digan que tienes miedo a comprometerte, hasta que tú no seas consciente, vas a pensar que, por ejemplo, tu pareja te lo dice para “engancharte”, o que tu familia te lo dice para “que sientes cabeza”,porque siempre buscamos razonamientos y evidencias que cuadren con nuestros esquemas mentales, pero, eres tú quién ha de realizar introspección y, en caso que lo desees, realizar terapia psicológica.

Lda. Marta Marín.

Psicóloga especialista en Terapia de Parejas.

www.marivapsicologosvalencia.es

ComparteShare on FacebookShare on Google+Tweet about this on TwitterPin on PinterestShare on LinkedInEmail this to someone

Deja un comentario